Narrativa contemporánea

YO TE QUISE MÁS | Tom Spanbauer

En lo alto de la escalera, bajo la ventana de la primera planta, la placa y el verso del poema de Auden.

«Si el afecto equivalente no es posible, que sea yo quien ame más».

(…) El poema de Auden. Lo perfecto que es ese poema. Verdad de un modo en que la verdad puede hacer que te estremezcas, que llores, que te enorgullezcas.

Empecé a leer Yo te quise más en diciembre volviendo a casa por Navidad. Leí tres páginas, cinco a lo sumo y lo dejé. Desde entonces, todos estos meses ha estado rondando por mi cabeza el ponerme con esta historia. Su momento llegó hace una semana. Hoy, después de haber conocido a Ben y Hank, después de haberme metido de lleno en una historia de Tom Spanbauer, sé que esta novela solo es disfrutable si la coges en el momento adecuado.

Me costó pillarle el punto a la forma de escribir de Spanbauer, al principio había momentos que me descolocaba, después, cuando logré situarme, fue todo rodado y empecé a disfrutar. Empecé a disfrutar de esa pluma sin adornos, a bocajarro, llena de verdad, la verdad que corre por las venas. La verdad de Ben, su matrimonio fallido, su enfermedad, su sexualidad, sus relaciones, su amistad con Hank. Su amor por Hank. Porque la historia que nos cuenta Spanbauer, al fin y al cabo, es una historia de amor. Un amor de los que dejan huella, de los de toda una vida, de los que no se olvidan, de los que sangran, de los que son como un agujero donde más duele, en el pecho, en el centro, bien hondo.

hankben

Yo te quise más toca muchos temas y la mayoría dolorosos. Es difícil que al terminar de leerla no te haya dejado un poso, por pequeño que sea. Es difícil que días después no sigas pensando en Ben, en qué tal le irá. Ese Ben que durante la lectura sientes que ha estado a tu lado, contándote su vida, en la barra de cualquier bar con una Budweiser en la mano. Abriendo esa vena donde palpita la verdad. Lo bueno y lo malo. Todo. Te hablará de Hank y lo hará de tal manera que tu también tendrás ganas de conocerlo, de conocer a Hank Christian, al Guardián del Umbral, al Maroni. Comprobar si sus ojos son azules o negros y si tiene la sonrisa de «Soy el terror de las nenas». Tendrás ganas de verlos juntos, sentados en una escalera rozándose las rodillas desnudas, mirándose como solo se miran las personas que tienen una conexión especial, casi mágica.

Ben también te hablará de Ruth, ella es importante en su historia. Te hablará de lo que significó para él y también para Hank. Y en ese momento no podrás despegar los ojos, porque su narración cogerá un ritmo casi frenético y dolerá. Puede que mucho, puede que poco, depende de como tengas el cuerpo (y el corazón) después de escucharle durante horas.

Querido Gruney, a mí me costará olvidar tu historia.
A mí me dolió escucharte.

Si tuviera que volver a repetirlo todo, no lo haría. Demasiado dolor. Sin embargo, tanto dolor curte.

Puto Tom Spanbauer, tío.

Anuncios

3 comentarios en “YO TE QUISE MÁS | Tom Spanbauer”

  1. Qué bonito escribes y qué fácil haces que una historia enganche sin que esté en el radar lector. ¡Qué bonito es leerte Moni! No conozco al autor ni tampoco había oído hablar del libro pero aiiins, al terminar, me ha dado un pálpito y mira, la apunto para buscarla.
    ¡Un besito! ^^

    Le gusta a 1 persona

    1. Gracias, Ani ♥
      Lidia la está leyendo y le está gustando. Ojalá si te animas también te guste (aunque sea lo justo para que no sea una pérdida de tiempo conocer al bueno de Tom Spanbauer xD)
      ¡Mua!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s